Cuando a los 6 minutos del primer tiempo el árbitro Aredondo le mostró la tarjeta roja a “Checha” Bolteau, parecía que el partido se le pondría muy difícil a un Lawn Tennis de Monte Nievas que a lo largo de la etapa final del torneo Clausura había perdido demasiados jugadores por expulsiones.

Pero, como ha sucedido en muchísimas oportunidades, cuando un equipo se queda con diez, saca fuerzas de donde no hay para equilibrar el juego, y en muchas ocasiones, termina quedándose con el partido.

Y esto sucedió en la tarde de ayer cuando disputaron la final Costa Brava y Lawn Tennis.

El primer tiempo parecía que se iba a terminar con un cero a cero, ya que ambos equipos se respetaron demasiado, aún Costa Brava teniendo uno más, no generaba a través de Balbi o Anechini oportunidades claras que compliquen el arco “verde”.

Pero la suerte, o el estar ahí en el momento justo, acompaña a los goleadores y tras una serie de rebotes en el arco defendido por Muratori, la pelota le queda “servida” a Oscar Ale, que de frente al arco, le dio fuerte y abajo para terminar metiéndola contra un palo.

1 a 0 para Lawn Tennis. Un hombre menos. Y quedaba por jugar el segundo tiempo. 

El cansancio se iba a notar. El esfuerzo debía ser mayor aún, sabiendo que Costa adelantaría sus líneas buscando el empate. Pero, ese adelantamiento, dejaría espacios para aprovechar.

Costa siguió buscando teniendo en José Anechinni el hombre que buscaba desequilibrar, pero, cada ataque chocaba contra una firme defensa contraria que terminaba cortando cada avance.

Aún, así, el equipo costero tuvo un par de chances con sendos remates que se fueron muy cerca del palo.

Con espacios y piernas frescas, hay ventajas que no se pueden dar y el cambio de Juan Pablo Capellán por Oscar Ale dio resultado.

Cuando faltaban pocos minutos, un rechazo largo de la defensa de Lawn Tennis encuentra demasiado adelantada a la defensa costera, Capellán que anticipa a un ya adelantado Muratori para, desde casi el medio de la cancha, correr en soledad para marcar el segundo gol del partido y desatar la alegría del equipo verde.

Poco quedaba por jugar y el pitazo final de Aredondo desató el festejo de un equipo que fue muy regular en el primer campeonato, perdió demasiados jugadores en el segundo, pero logró recuperarse para finalmente, alzar la copa de Campeón 2019 en categoría Sénior.


Lo más leido de la semana