El Verde y el Decano ocupan los puestos bajos de su grupo, con un saldo negativo en lo numérico aunque con buenos rendimientos en varios partidos.

Este viernes terminó la actividad formal por este 2018 en la División Cuyo del Torneo Federal de Básquetbol 2018. La performance de los representativos piquenses se puede considerar buena, porque más allá de que los números tal vez no lo demuestren, tuvieron ambos buenos partidos en los que demostraron que pueden dar pelea a equipos mejor armados, con más experiencia y sobre todo mayores presupuestos.

Tanto Ferro de Pico como Pico Football jugaron 10 partidos, de los cuales ganaron 4 y perdieron 6. Lo único que los separó en la tabla de posiciones, en la que ocupan el séptimo y octavo puesto, fue la diferencia de puntos que favoreció al Verde, que anotó 689 y recibió 707, lo que le da un saldo negativo de 18, mientras que el Decano marcó 684 y le anotaron 761, por lo que su diferencia negativa es de 77.

Tienen tanta paridad que las victorias de los de Barrio Talleres y los de la Avenida San Martín fueron 3 como local y solo 1 como visitante. En cuanto a las derrotas, los de Carlos Bualó perdieron dos veces en el Colosito y 4 fuera de casa, en cambio los de Marcelo Germanetto cayeron 3 veces en el Parque Ángel Larrea y 3 afuera.

Los equipos de Pico volverán a la actividad el 25 de enero, cuando desde las 21:30 horas se miran entre sí en el Larrea. Luego deberán enfrentar 13 partidos más cada uno hasta el final de la primera fase, buscando terminar entre los primeros puestos para lograr la clasificación.


Lo más leido de la semana