Fue promesa de River, jugó la Champions, tiró paredes con Messi y hasta pasó por Ferro de Pico: Esta es la nueva vida de Almerares como representante

Fue promesa de River, jugó la Champions, tiró paredes con Messi y hasta pasó por Ferro de Pico: Esta es la nueva vida de Almerares como representante
12 Julio, 2020 a las 13:01 hs.


Federico Almerares no necesitó mucho tiempo. Apenas pudo ser consciente de sus deseos supo que el más grande era el de ser futbolista.

Apenas superaría el metro cuando comenzó en el Club Once Unidos para luego pasar a Quilmes, ambos de su Mar del Plata natal.

Pero fue a los 13 cuando pasó el tren de las únicas veces y en una prueba lo vieron Delem y Galdino Luraschi para, a la semana, estar viviendo en la pensión de River. El sueño se materializaba de manera acelerada. ¿Qué pasó después o qué no? Lo cuenta él…

-¿Tenés registro de cuántos goles hiciste en las inferiores en River?

-Jaja… yo sé que hice 100 o cerca pero no sé el número exacto… si no llegué a los 100 estoy ahí. Hice muchos, salí goleador de Novena, Octava, Séptima, Sexta y ya en Quinta hice algunos porque ya después me subieron a Reserva donde también hice un montón, fueron muchos.

-Sos de Mar del Plata y estabas en el Club Quilmes cuando te descubrieron de River ¿Cómo fue esa historia?

Me hicieron una prueba a los 13 años, Delem y Luraschi me seleccionaron, me llevaron a Buenos Aires, estuve entrenando una semana y me ficharon. Fue todo muy rápido y arranqué en la Novena. Me fui de Mar del Plata convencido de que eso era lo que quería, que era jugar en River.

En ese tiempo tenía la posibilidad de ir a Ferro pero cuando vino River no lo dudé porque era un sueño jugar en un equipo grande y no le pude decir que no. Para mis viejos fue difícil dejarme ir pero me vieron muy convencido y era mi sueño. Yo tenía una mentalidad muy fuerte, estaba preparado para irme porque ya por entonces yo me sentía jugador de fútbol, era lo que quería.

-¿Cómo te llevás con la idea de que fuiste la eterna promesa de River que no pudo explotar?

-Jeje… te soy sincero: hay que ver qué quiere decir explotar. Hoy, estando como representante, yo digo que es muy difícil jugar en Europa y yo gracias a Dios después de la lesión (ndr: a fin de 2005 sufrió una rotura de ligamentos) pude hacerlo. No fui una estrella del futbol mundial pero yo después de la lesión me hice muy fuerte de la cabeza, algo que me ayudó mucho porque si no me lesionaba no sé si iba a tener la mentalidad que tuve después de la lesión para poder lograr ir a Europa.

-¿Cómo fue la lesión que terminó abriendo gran parte de la puerta de tu salida de River?

-Fue al fin del año 2005, antes de que terminara un partido contra Gimnasia, que tenía a Navarro Montoya como arquero. Me llevó mucho tiempo recuperarme… A mí me operó el doctor Luis Seveso y cuando estaba supuestamente recuperado empecé a entrenar pero no me sentía bien.

Me hice estudios y el ligamento se había vuelto a romper pero los médicos no me habían dicho nada pese a que me tocaban la rodilla todos los días, entonces después lo fui a ver a Batista (entonces médico de Boca), que me dijo que me operara de nuevo y lo hice con él. Después volví bien, llegué a jugar tres partidos pero cuando llegó el Cholo Simeone me dijo que no me iba a tener en cuenta y me fui.

-¿Y cómo pasaste de irte libre de River, arrastrando una lesión seria, a un club de Europa con el que lograste todo lo que no pudiste en Argentina?

-Tenía 20 años, había estado casi un año y medio parado y me había ido a Mar del Plata. Estaba ahí viendo qué hacer cuando tuve la suerte de que el representante que tenía, que era Alejandro Camaño, me consiguió una prueba en el Basilea y en muy poquitos días pasé de jugador libre a firmar un contrato por tres años que me permitió cosas como jugar contra el Barcelona por la Champions League, imaginate lo loco de todo esto…

-¿Cómo procesaste tu salida de River?

-Al ser goleador todos los años en inferiores, haber estado en las selecciones Sub 15, Sub 17 y haber jugado el Sudamericano con jugadores como Lionel Messi, después debutar, hacer goles y todo sé que la gente se pregunta ‘¿qué pasó con este pibe?’ Y no sé…

Yo me sentía fuerte mentalmente pero la lesión me hizo reforzar esa característica, me hizo mucho más fuerte, y aunque después de la lesión no quedé al 100 por ciento, no me puedo quejar porque pude cumplir el sueño de jugar Champions League, Europa League, haber salido campeón tres veces en Suiza y haber vivido del fútbol, que es lo que quiere todo jugador.

-¿Te quedó algo pendiente en River?

-Sí (afirma sin dudar), haberme consolidado y haber explotado como lo hice en el Basilea de Suiza. Me acuerdo que antes de la lesión venía haciendo los pasos correctos para ser un jugador titular pero después me pasó eso y bueno, no pude.

-¿Cómo es concretar el sueño de jugar la Champions League?

-Uno cuando se da cuenta que va a dedicarse al fútbol empieza a soñar y en mi caso sí, uno de los sueños era jugar en la Selección y otro jugar una Champions, además de un Mundial, obviamente.

Es un orgullo, es muy lindo y una vez que estás ahí capaz que no te das cuenta pero después con el tiempo empezás a valorar mucho más haber estado ahí, haberle hecho un gol a la Roma, haber jugado en el Allianz Arena con 80 mil personas y son cosas que cuando dejás de jugar le das la dimensión de lo que fue y que hoy como representante me sirven para entender lo difícil que es para un pibe jugar en Europa.

Hasta hiciste goles en ese nivel…

-Sí… la de 2008/09 la vi más desde afuera, desde el banco. Después, la 2009/10 fue Europa League, que ahí le hice el gol a la Roma. En la 2010/11 le hice un gol por Champions al Cluj y bueno, esos momentos te quedan para siempre.

-Y al repasar tu historia encontramos que jugaste con Messi el día que debutó en la Selección

-Sí, también. Me acuerdo que cuando llegó Lionel, que fue tres días antes de jugar ese amistoso con Paraguay, y la verdad que cuando lo vimos no parecía nada extraño, incluso en los entrenamientos no mostraba mucho, capaz porque era un poco tímido o estaba un poco atado, pero la primera pelota que tocó en ese partido con Paraguay se gambeteó a tres tipos, me acuerdo que yo iba al lado de él pensando que en algún momento me la iba a tocar, pero terminó gambeteándose hasta al arquero y ahí nos dimos cuenta el potencial que tenía.

Ahí se soltó, seguimos entrenando y te encaraba con la pelota dominada, la cabeza levantada y en velocidad, algo que es muy difícil que un chico haga todo eso y él lo hacía a la perfección. Ahí dijimos ‘este va a ser bueno bueno’.

-En ese momento te señalaban como un gran partenaire de Messi

-Sí, pero después en el segundo amistoso él volvió a hacer goles, en el Sudamericano también hizo un montón arrancando desde el banco y obviamente no te imaginás que va a ser el Messi que todos conocemos hoy pero por lo menos me di el gusto de tirar paredes con él. Eso sí, nunca le podía decir nada porque como todas las jugadas terminaban en gol de él ¿qué le iba a decir, tocámela? Si siempre las de él terminaban en gol…

-¿Estás orgulloso de la carrera que hiciste pese a que en Argentina se dice que ‘no llegaste’?

-Sí, pero orgulloso desde el día que me fui de Mar del Plata porque siempre disfruté de lo que hacía. A los 13 años yo era el pibe más feliz de la vida y todo lo que me fue pasando formó parte de mi sueño, por eso siento orgullo y repito que no sé si no me lesionaba si iba a jugar en Europa, a mí eso me sirvió para esforzarme el doble y poder llegar a Europa.

Federico Almerares se retiró del fútbol y en un pestañeo ya estaba trabajando otra vez. Las buenas relaciones que hizo en Suiza le permitieron ganarse la confianza de los dueños de Front Group, una empresa de representantes que le ofrecieron sumarse al equipo.

-¿Cómo te iniciaste en este oficio?

-Se fue dando naturalmente porque yo en el 2014 había empezado mi segunda etapa como jugador en Suiza, la empecé con esta gente que estoy trabajando ahora, con mis socios que son los dueños de la empresa y generamos un vínculo de confianza, de amistad y yo ya estaba en mis últimos pasos como futbolista y me ofrecieron trabajar con ellos y ni lo dudé porque me gustaba esa posibilidad en parte para ayudar a los pibes que a veces no tiene oportunidades y creo que es necesario tener un representante.

-¿Cuál dirías que es tu perfil como como representante?

-Trato de acordarme de las personas que me ayudaron en mi carrera y de hacer lo mismo cuando trabajo con los chicos que tenemos. Siempre me manejé con honestidad y transparencia, lo que me ha demostrado que se pueden hacer cosas importantes.

-¿Cómo hacés para abrirte paso entre un mar de agentes?

-Hay mucha competencia, muchos representantes e intermediarios pero en la empresa donde trabajo, que es Suiza, va a cumplir 23 años y es una empresa importante en Europa.

La mayoría de los chicos parecen como si nacieran con un representante pero de a poco nosotros vamos incorporando chicos. Tenemos solamente uno en Argentina que es Renzo Giampaoli, que es capitán de la Reserva de Boca, y la idea es ir sumando. Tenemos muchos jugadores suizos y lo que hacemos es intermediación gracias a los contactos que los dueños tiene en el fútbol europeo.

-¿Cómo te formaste para ejercer este oficio?

-Fundamentalmente por la experiencia de tantos años en el fútbol profesional que me dieron herramientas para manejarme. Creo que siempre es importante tener alguien que te aconseje, que te asesore y te guíe porque a veces los chicos no tienen esa contención y se les complica.

Además hago muchos cursos online que hay para seguir creciendo y me capacito en todo lo que puedo. También hice el curso de técnico pero no para ejercer sino porque es una herramienta que me sirve para analizar los jugadores, si bien tengo la capacidad por mi carrera, el curso te da herramientas de táctica y estrategia, de pedagogía y demás, y lo hice para adquirir esos conocimientos también que me sirven y mucho.

-¿Cómo analizan esta nueva normalidad normalidad del fútbol?

-El coronavirus afecta a todo el mundo, todas las actividades y parece que lo más fácil es quedarse parado, no hacer nada, pero yo sigo buscando jugadores, sigo proponiendo ideas para promocionar a los chicos en Europa porque va a ser un mercado difícil pero creo que se van a poder hacer cosas interesantes, más que nada los pibes que quieran pegar el salto y tengan la capacidad, yo creo que los clubes en Europa para que el socio siga pagando la cuota y para que el momento en que la gente pueda volver a las canchas ellos tienen que seguir trabajando para que haya jugadores nuevos.

-¿Creés que se terminaron los mercados de los fichajes millonarios?

-Sí, creo que sí. Ya no creo que se hable tan seguido de esas cifras más allá de excepciones. Transferencias seguirá habiendo, incluso importantes pero ahora de nombres, no tanto de los dineros de antes.

-¿Y cómo ves lo que ocurre con los clubes que no renovarán los contratos de los jugadores a partir de junio?

-En Argentina se tienen que poner de acuerdo con el modo de actuar a partir de junio pero yo trato de buscar jugadores que tengan el potencial, incluso algunos de entre los que van a quedar libres, a los que se les puede dar alguna posibilidad para que vayan a jugar a Europa, empezando por equipos intermedios para que puedan seguir jugando, eso es algo que mí me sucedió, yo en River terminó saliendo libre, tuve la suerte de probarme en Basilea, me fue bien, firmé por tres años y eso es un poco lo que busco ahora con los chicos.

No solamente por mí busco jugadores a los cuales ayudar, porque yo gano dinero por mi trabajo, pero también para darle una mano a los chicos porque en el momento en que te dejan libre tenés que pensar dos veces qué vas a hacer porque nadie te asegura que vas a tener un buen contrato o posibilidad en un club y también trato de fijarme en eso.

-¿Qué te enseñó el fútbol?

Tanto el club Quilmes de Mar del Plata como River me formaron como jugador pero sobre todo como persona. Creo que el deporte en equipo te enseña los valores de la vida, soy lo que soy por mi familia pero también por el deporte, en lo personal volvería a elegir todo lo que hice porque creo que eso determinó mi estilo de vida, mi forma de ser y por eso quiero estar ligado al fútbol hasta el día que me muera.

Por Luana Viera para Toda Pasión.

En esta nota hablamos de:

Noticias Relacionadas: