El nivel de Manu Ginóbili alienta la ilusión de Sergio Hernández

thumb image
29 Enero, 2016 a las 12:44 hs.

El seleccionador se entusiasma con la chance de que Manu participe en Río 2016. La bronca de Manu Ginóbili era incontenible. Cuando por una lesión quedó fuera del Mundial de España 2014 antes de que el torneo comenzara, masticó la frustración en el hotel porteño donde se concentraba con sus compañeros camino a la gran cita. 

 

Lo imaginaba como su despedida del equipo. En una entrevista con la nacion una vez confirmada su baja, el referente de la Generación Dorada dijo que “en un 98%” no jugaría más en el seleccionado.

Aquello fue en agosto de 2014. Quizás el bahiense no proyectaba que un año y medio más tarde su nivel seguiría siendo alto. Que la camiseta 20 de San Antonio Spurs aún tendría noches de lucimiento estelar.

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro comenzarán dos años después de aquella frustración, en agosto próximo. Manu tendrá 39 años. Pero su actualidad permite a Sergio Hernández, el entrenador de la selección, entusiasmarse con una posible actuación de Ginóbili como cierre de su trayectoria albiceleste. Ya lo explicitó hace un tiempo. Y como el escolta continúa jugando bien, el entrenador continúa esperanzado.

“Los Juegos Olímpicos me parecen una gran oportunidad para que termine su vínculo con el seleccionado, pero soy absolutamente consciente de la edad de Manu y de la enorme competitividad de donde él juega”, manifestó ahora el preparador, también bahiense, a TyC Sports.

Hace un mes, Hernández había opinado que Ginóbili estaría en los Juegos, pero aclaró que éste no le había informado sobre su presencia. Era sólo una intuición y un deseo del entrenador. Algo que, visto el rendimiento actual de Ginóbili (10,1 tantos, 3,4 asistencias, 3 rebotes), es lógico.

 

En cuanto a los otros jugadores de NBA, como Pablo Prigioni, Oveja fue cauto: “Es muy temprano como para hacer una revisión de quién va a estar y quién no”, sostuvo. La única actuación segura, aunque no oficializada ni exenta de lesiones, es la de Luis Scola.