“El Minibasquet en España”

thumb image
24 Enero, 2016 a las 15:08 hs.

En minibasket hay una regla que dice que cuando un equipo obtiene 50 puntos de diferencia sobre su rival, se dejan de contar los puntos en el acta (cierre de acta) y se obliga al equipo que ha cerrado el acta a defender a media pista.

Esta norma se creo para evitar marcadores que lleven a la humillación de chicos y chicas en categorías minibasket e infantil, pero resulta que algunos “entrenadores”, la utilizan para engordar su ego y presumir con que “mi equipo ha cerrado el acta”. Que conste que no estoy en contra de que un equipo cierre el acta a otro, es más, a veces es algo inevitable viendo la diferencia de nivel entre los equipos pero, hay formas y formasde cerrar el acta…

Están esos equipos superiores con los que da gusto jugar, te están pasando por encima, pero te están dejando jugar y hasta disfrutas del partido, estos equipos cuando se ven superiores se centran en mejorar otros aspectos de su juego, por ejemplo, quitan la presión y trabajan la defensa individual a media pista, algunos incluso sacrifican el que le puedan meter una canasta, para ir corrigiendo cosas. En ataque no se limitan a destrozarte al contraataque, lo que no quiere decir que no lo utilicen, pero se dedican a mover más el balón, trabajan el juego colectivo,…, estos equipos son entrenados por formadores que busca la formación de sus chicos o chicas, no una victoria aplastante para presumir de ella.

Pero tenemos esos equipos superiores con los que jugar es una tortura para el equipo inferior, presión asfixiante a todo campo con traps hasta que se cierre el marcador. En muchos casos, el equipo inferior no consigue realizar ni el saque de fondo o lo máximo que consiguen es realizar el saque y caer en el trap. A estos equipos los dirigen los llamados “cerradores de actas“, entrenadores a los que lo único que les importa es cerrar el acta lo más pronto posible y si es 50-0, mejor que mejor. Entrenadores que se indignan si el rival siendo inferior les mete una sola canasta. El objetivo es aplastar al contrario sin miramientos, sin tener en cuenta que lo que hay delante son niños o niñas que gracias al “cerrador de actas” no disfrutan de ese partido.

Pero es que los “cerradores de actas” tampoco tienen miramientos por sus propios jugadores, no se preocupan de que con esas presiones asfixiantes, en verdad, solo están jugando los dos o tres jugadores que hacen la presión, ya que hay jugadores a los que el balón ni se les acerca, jugadores que ni atacan ni defienden, solo hay que mirar el acta de la mayoría de estos partidos, donde el 80% de los puntos los suman dos o tres jugadores, mientras que entre los demás, quizás no lleguen ni a 10 tiros a canasta.

Yo, sinceramente, no entiendo esta manera de actuar de ciertos entrenadores, entrenadores que con el acta cerrada y defensa a medio campo, colocan a las niñas en el centro del campo con la ansiedad de recuperar este en cuanto pase de la linea central, echando broncas a diestro y siniestro como se les escapen alguna vez. Entrenadores que en vez de aprovechar para dar minutos a las que menos juegan, vuelven a poner a las “buenas” en el último periodo para no soltar a la presa. Esos entrenadores que al acabar el partido presumen sacando pecho por no haber dejado que el rival se acerque a su canasta en casi ninguna ocasión.

 

Yo tengo unas preguntas para los cerradores de actas ¿que diferencia hay entre ganar 50-0 o ganar 65-15? ¿cuantos niños y niñas se quedan por el camino gracias a vuestro ego? ¿de verdad os importan algo vuestros jugadores o son meros instrumentos para conseguir vuestros objetivos?

 

Yo, este año, entreno un minibasket femenino con muchas niñas nuevas y un benjamín femenino, que hemos metido en la liga pre-mini, en el CB Ciudad de Cádiz. Entre lo que llevamos de competición y algún amistoso, con el mini nos han cerrado actas de dos maneras muy distintas y hemos ganado un partido muy disputado con el equipo “B” de la SD Candray. Lástima que la suerte y el sorteo, nos ha deparado que pase lo que pase, un equipo de nivel “B”, va a tener que jugar el nivel “A” si o si, por lo que, salvo una mejora milagrosa, pocos partidos como el que tuvimos con Candray disfrutaremos. Por otra parte, las benjamines reforzadas por 3 pre-minis, se medirán en la categoría pre-mini a equipos mayores que ellas, por lo que espero no encontrarme muchos “cerradores de actas” por el camino.

 

Desde aquí hago una petición a los entrenadores de categorías inferiores, por favor, utilizad el baloncesto como herramienta para la formación de niños y niñas y no como herramienta para engordar vuestro ego, no os convirtáis en unos auténticos “CERRADORES DE ACTAS” y sed auténticos ENTRENADORES DE FORMACIÓN”.